Coronas Dentales para el Rey de la Magia
Coronas Dentales para el Rey de la Magia.

Quizás piense que David Copperfield tiene una vida mágica: se puede escapar de las sogas, cadenas y celdas, puede hacer que desaparezca un jet o un vagón de tren, y hasta puede volar sobre el escenario. Pero el ilustre ilusionista será el primero en admitir que hacer toda esa magia implica mucho trabajo arduo. Recientemente le comentó a la revista Dear Doctor que su brillante sonrisa también se debe a un gran trabajo dental tras bambalinas.

"Cuando era niño, tuve que hacerme toda clase de tratamientos. Usé frenos, arco extraoral, bandas elásticas, y después, un retenedor", contó Copperfield. Justo cuando su tratamiento de ortodoncia había finalizado, se produjo el desastre. "Estaba en un centro comercial, corriendo por un callejón de hormigón donde había una pequeña saliente... y ¡BUM!, me caí".

Los dos dientes anteriores de Copperfield se dañaron mucho por el impacto. "Mis dientes anteriores se transformaron en lindas puntas", explicó. Aunque habían perdido gran parte de su estructura, su dentista pudo reconstruir los dientes dañados con un aspecto muy natural. ¿Qué clase de "magia" usó?

En el caso de Copperfield, los dientes se repararon con coronas. Las coronas (también conocidas como fundas) son adecuadas cuando un diente ha perdido parte de su estructura visible pero aún tiene raíces saludables debajo de las encías. Para realizar este tipo de restauración con coronas, el primer paso es hacer un modelo preciso de los dientes denominado impresión. Esto permite un reemplazo de la parte visible del diente que se fabricará y asegura que se adapte perfectamente a su sonrisa. Una corona bien hecha, con la forma y el color exactos, coincide con sus dientes naturales para que sea casi imposible distinguirlos. Luego, la corona se adhiere de forma permanente a su diente dañado.

Hay una mezcla de arte y tecnología para hacer coronas de alta calidad, como sucede en el escenario con los trucos de magia. Pero la diferencia es que el diente de reemplazo no es como una ilusión: se ve, se "siente" y funciona como un diente natural. Y si lo cuida de forma adecuada, puede durar varios años. Además de las coronas, hay otros tipos de restauración del diente que son adecuadas según la situación. Le podemos recomendar la especie de "magia" correcta para su caso.

Si desea obtener más información sobre coronas, contáctenos o programe una cita.

Comments: