Aunque Sea un Problema Mundial, la Caries puede Evitarse
Caries.

Además del resfrío común, la caries es la enfermedad más prevalente del mundo. Una caries o dos pueden parecer un problema sin importancia, pero el potencial de destrucción total que tienen no es algo trivial. Sin una prevención y un tratamiento adecuados, la caries puede provocar dolor, pérdida del diente y, en casos infrecuentes, hasta la muerte.

Esta enfermedad común comienza con bacterias en el diente. Aunque la presencia de estos organismos microscópicos es completamente normal y a veces beneficiosa, ciertas cepas pueden causar problemas: consumen los restos de carbohidratos en la boca, como el azúcar, y producen ácido como derivado. Cuanto más altos sean los niveles de bacterias, mayor será la cantidad de ácido que afecta al pH neutro normal de la boca.

Esto es un problema porque el ácido es el enemigo principal del esmalte (la capa exterior dura que protege los dientes). El ácido hace que el esmalte pierda su contenido mineral (desmineralización), y finalmente esto produce las caries. La saliva neutraliza el ácido que surge de forma normal después de comer, pero los niveles demasiado altos durante demasiado tiempo superan a este proceso. Cuanto mayor sea el tiempo de exposición al ácido, más se ablanda el esmalte y se disuelve.

Si bien la caries es una epidemia mundial, se puede prevenir en la mayoría de los casos gracias a los avances en odontología del último siglo. La base de la prevención es el flúor en la pasta dental y una higiene oral eficaz: cepillado y uso de hilo dental a diario para eliminar la placa (una película delgada de restos de comida en los dientes que es una zona de alimentación para bacterias), junto con consultas dentales regulares para limpieza y un examen más completo. Este régimen regular debe comenzar en la niñez, cuando aparecen los primeros dientes. En especial para los niños, otras medidas de prevención, como sellantes o aplicaciones tópicas de flúor que se realizan en la consulta dental, pueden ofrecer protección adicional para los que son más vulnerables.

Puede respaldar estas medidas preventivas si limita el consumo de azúcar u otros carbohidratos en la dieta familiar y con el consumo de más verduras, frutas frescas y otros productos lácteos, especialmente entre comidas. Con esto se reducen las fuentes de alimentos para las bacterias, que disminuirán su multiplicación y posteriormente, la cantidad de ácido que producen.

Hoy en día, la caries es un tema serio. Controlarla requiere un compromiso personal con la higiene eficaz, las elecciones de estilo de vida y la atención dental habitual. Estos factores ayudarán a que sus dientes y los de su familia se liberen de esta enfermedad tan común.

Si desea obtener más información sobre la prevención y el tratamiento de la caries, contáctenos o programe una cita.

Comments: